jueves, 12 de noviembre de 2009

De la crónica diaria

4 comentarios:

Adrián Regules dijo...

En un tiempo, en mi ciudad de nacimiento (Carlos Casares se llama, la misma de donde salió el pequeño agricultor Grobocopatel), el tránsito no era obstaculizado por cutroxcuatrototas -aunque también-, sino por cuatriciclos. Había un cuatriciclo por pibe maomeno. El frente de la municipalidad (porque allá los pendejos se juntan en las escalinatas de la "muni", cosa extraña que no vi en ningún otro lugar) parecía una cosecionaria de cuatriciclos. Ahora quedan unos pocos, pero tuvo su apogeo como las canchas de paddle, los pooles y los monopatines.
Ah, nunca te lo dije, creo: me gusta el trazo que tenés, no sé porqué.
Saludos.

Maxi dijo...

será que uso plumín?
graccie por la postal

Chuli! dijo...

:)

En mi ciudad se juntan en la iglesia los pendex... los más "viejitos" nos íbamos a la Muni :P

Ah! típico, sí.

el punch dijo...

crudo como el hormigon